Home » Defensa de la victima » El aborto y la objeción de conciencia
 

Contactar

Estadisticas

Miembros : 56
Contenido : 1061
Enlaces : 6
Ver contenido por hits : 1633550

Siguenos en Twitter

siguenos twitterSiguenos en Twitter

 

 

 

 

El aborto y la objeción de conciencia PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Escrito por hector luis manchini   
Jueves, 21 de Junio de 2018 10:58
objecion de conciencia

Luego de la sanción de la ley de libertad de aborto sin objeción alguna ni reproche penal de algún tipo en todos los casos, la pretendida ley ha topado con la negativa de los médicos a efectuar la interrupción del embarazo sin que medie alguna de las causas que lo autoriza conforme el Código Penal vigente. Sobre el punto se ha dicho: “La objeción de conciencia es la negativa a acatar órdenes o leyes o a realizar actos o servicios invocando motivos éticos o religiosos".


"Desde una ética racional que considera que el individuo debe responder en primer lugar al tribunal de la propia conciencia, la objeción de conciencia se define como un derecho subjetivo a resistir los mandatos de la autoridad cuando contradicen los propios principios morales. De alguna manera, entronca con otras figuras de desobediencia al derecho, especialmente con la desobediencia civil y, de manera aún más alta, con el denominado derecho de resistencia a la opresión, proclamado en la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano al inicio de la Revolución francesa (1789). La objeción de conciencia es un derecho que tiene que ver con las convicciones íntimas de una persona, ya sean morales o religiosas, que lo habilita a abstenerse de realizar determinados actos que tiene profunda justificación en los tratados internacionales de derechos humanos. Generalmente se alude a este derecho relacionándolo con la libertad de conciencia y de religión (Convención Americana de Derechos Humanos, art. 12; Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, art. 18) y también está reconocida como parte de la libertad de pensamiento (Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Resolución 46 de 1987).” (Wikipedia-Objeción de conciencia)

Ningún galeno que no quiera prestar el servicio de su arte o profesión cuando su principios éticos o morales y profesionales, médicos cuya misión esencial es salvar vidas y no acabar con ellas, como se pretende en el proyecto aprobado en la Cámara de Diputados no puede ser obligado a violentar sus valores que orientan su trabajo y su vida en general.

Esta cuestión impide, a criterio del suscripto, que las mujeres que clamen por un aborto sólo por su voluntad logren su objetivo, salvo que se instalen centros médicos dedicados exclusivamente a concretar el aborto y allí estaría el negocio, y el motivo de las graves amenazas que forzaron la voluntad de los diputados para votar en favor del aborto en cualquier caso y sin sanciones de ningún tipo.


Imagen de diario La Nacion Online - AgDamms


Última actualización el Jueves, 21 de Junio de 2018 11:29