Home Articulos de opinion Sociedad Ocupándonos de los viejos

Contactar

Estadisticas

Miembros : 3
Contenido : 1104
Enlaces : 6
Ver contenido por hits : 2168737

siguenos twitterSiguenos en Twitter

 

 

 

 

Ocupándonos de los viejos PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Escrito por hector luis manchini   
Viernes, 28 de Junio de 2013 18:48
viejo

Diversos factores combinados han determinado el aumento en la expectativa vital al punto que en Europa la esperanza de vida alcanza los ochenta y cinco años de edad circunstancia que es destacada auspiciosamente por las autoridades aunque los hechos ponen de manifiesto que ello no implica que los viejos longevos sean felices por tal circunstancia.

?

?

En efecto en un artículo de Arnoldo Kraus, titulado "Vejez y soledad" se pone de manifiesto que "La soledad no elegida lleva en sus entrañas algunos elementos propios de enfermedades. La soledad en la vejez, contiene, además, la crudeza de los años que no regresan y la imposibilidad de instalarse en la corriente de la modernidad. La dureza de esas certezas excluye. Son minoría los viejos felices. La exclusión es un fenómeno doloroso que exacerba los sinsabores de los achaques y la realidad del tiempo que nunca regresa."

Aunque aparezca dura la expresión expuesta en el párrafo precedente es absolutamente cierta y se pone de manifiesto en todo su riguroso dolor en países como Argentina donde la familia con célula esencial de la sociedad está luchando denodadamente por sobrevivir atosigada por dificultades económicas, pérdidas de los valores esenciales como la solidaridad, la preocupación por el otro la consideración de los viejos como una carga que traba el crecimiento de los hijos jóvenes y se opta por encerrarlos en geriátricos o depósitos de ancianos a edades cada vez más precoces.

Por otro lado los regímenes laborales prescinden de la experiencia delos viejos que son jubilados cuando han llegado al momento más relevante de sus vidas, se desaprovecha todo lo bueno aprehendido por los mayores que podrían prolongar su vida activa formando a las nuevas generaciones que así emprenderían el futuro con bases sólidas y no con la ignorante improvisación con que lo hacen en la actualidad en las distintas actividades particularmente del ámbito estatal.

Así el viejo al que se lo ha hecho cesar a una edad temprano es arrojado a una realidad sin posibilidades y hostil, en la medida que la sabiduría que brinda los años vividos con intensidad, amor por el trabajo realizado, respeto de la ética y moral - hoy tan ausentes - es desperdiciada, obviada, maltratada.

Así la vejez en nuestra época no suele acompañarse de alegría. La tasa de suicidios, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud es de 19 por cada 100 mil habitantes en las personas que tienen entre 15 y 24 años; en mayores de 75 años la tasa aumenta a 56 por cada 100 mil personas. Desde la perspectiva social, la ciencia, además de aumentar la esperanza de vida, debería también ocuparse por mejorar la calidad de vida. Inquietud similar plantea la ética: abandono, soledad, marginación, aumento en la tasa de suicidio y desesperanza son constantes en algunas sociedades, como la nuestra, poco solidarias con sus ancianos.

En la actualidad los distintos medios nos informan diariamente de episodios de violencia donde son víctima los ancianos aprovechando su vulnerabilidad y así se los roba, se los golpea y hasta se los mata por unas monedas y dejando muestras de un comportamiento sádico en la agresión.

Aquí corresponde destacar como señala el autor citado más arriba que "La soledad y la marginación pueden ser peores que la muerte. La soledad en la vejez puede ser más letal que todas las muertes. Muchas soledades hieren, asfixian, impiden la vida. Duelen las que se prolongan por mucho tiempo y laceran profundamente aquellas donde el abandono es una constante. Recuerdo las palabras de un octogenario deprimido: «Me sobra demasiado tiempo. No sé qué hacer. No sé incluso si tiene sentido prolongar mis tristezas. Hay días donde todo me abruma, días llenos de niebla y dolor. Esos días parecen no tener fin. Son días llenos de soledad, saturados de silencio. En esos días aciagos todo huele mal. Incluso la ropa huele a muerte»

En definitiva las autoridades deben reflexionar sobre el tema de la vejez estableciendo políticas serias y concretas que hagan al bienestar de los viejos, que se utilice la experiencia ganada en sus ricas y provechosas vidas en la realidad de cada día, pues hoy nos topamos con el hecho cierto que si bien la ciencia ha aumentado la esperanza de vida la sociedad en que están inmersos los adultos mayores no se ha preocupado por resguardarlos con el cuidado, amor y respeto que se merecen generosamente.

 

 

 

La imagen es de El zorro y la luna?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Última actualización el Lunes, 01 de Julio de 2013 17:07
 
Copyright © 2020 derechodelavictima.com.ar. Todos los derechos reservados.
 

Total visitas

Visitas: 2050

Visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy210
mod_vvisit_counterAyer711
mod_vvisit_counterEsta semana210
mod_vvisit_counterÚltima semana4858
mod_vvisit_counterEste mes2830
mod_vvisit_counterÚltimo mes23713
mod_vvisit_counterTodos los días1231763

Comparte

Lo último en Twitter