Home Articulos de opinion Pais La honestidad no es incompatible con la política

Contactar

Estadisticas

Miembros : 3
Contenido : 1335
Enlaces : 6
Ver contenido por hits : 2983212

siguenos twitterSiguenos en Twitter

 

 

 

 

La honestidad no es incompatible con la política PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Escrito por hector luis manchini   
Sábado, 20 de Agosto de 2022 17:32
arturo illia

El periodista Mario Markic en tn.com.ar con fecha 12/8/2022 bajo el título «Inventario de un presidente honesto: Arturo Umberto Illia» afirma que Arturo Illia es un caso raro en la Argentina. La afirmación precedente invita a investigar que significa la palabra raro y allí el diccionario de la rae.es nos hace saber que en su 1era acepción significa «que se comporta de un modo inhabitual» en la 2da acepción «que es extraordinario, poco común o frecuente» en la 3era «que es escaso en su clase o especie» y en la 4ta «que es insigne, sobresaliente o excelente en su línea».

Aquí destacó que las 4 acepciones le caben.

Se comportó de un modo inhabitual durante los 1000 días que gobernó el país hasta el momento que fuera derrocado mediante el golpe de estado de 1966, habiendo demostrado ser mucho más que un presidente honesto y como lo testimonian sus logros el aumento del PBI fue del 10,3% en 1964; 9,1% en 1965 y 4,7% en los primeros 6 meses de 1966. La industria creció 18,9% en 1964 y 13,8% en 1965 a la vez que el sector agropecuario los hizo al 7% y al 5,9%.

Gobernó de manera extraordinaria, poco común o frecuente si apreciamos que en su gestión la inflación era casi inexistente, bajó el gasto público y el déficit del presupuesto se redujo de 4054 millones de pesos en 1963 a 2778 millones de pesos en 1965.

Por otro lado, la partida destinada a educación alcanzó el 24% del presupuesto nacional, la más alta de la historia, y un Plan Nacional de Alfabetización que benefició a 350.000 alumnos de 18 a 85 años.

Sin duda que fue un gobernante escaso en su clase y especie al ser el único estadista que ocupó la presidencia de la nación Argentina demostrándolo cuando se convirtió en el 1er presidente del mundo occidental en comercializar con una China Popular, gobernada por Mao Tse Tung que ni siquiera estaba reconocida por la ONU. Le vendió varias toneladas de trigo contra el pago en libras esterlinas al contado a través del Banco de Londres en Hong Kong (1964) que actuó como agente financiero chino. Recién, 6 años más tarde, en 1970 el presidente norteamericano Richard Nixon viajaba a China con similar propósito.

Es destacable aquí señalar que Arturo Illia concretó la exportación sin moverse de la casa de gobierno. No hubo grandilocuentes comitivas ni misiones comerciales. Para ello contó con la ayuda de la Josué de Castro, fundador del Instituto de Nutrición de la Universidad del Brasil y elegido en 1952 presidente del Consejo Ejecutivo de la ONU para Agricultura y la Alimentación (FAO).

Además, el directivo brasileño actuó como asesor de la reforma agraria de Mao y había vivido varios años en China.

Argentina dejó de ser un país aislado durante su mandato visitaron la Argentina el presidente de Alemania Occidental, los reyes Bélgica, la Princesa Margarita de Dinamarca, el presidente francés Charles De Gaulle; el Sha Irán, el presidente de Italia y la ex primera dama de los EEUU Jacqueline Kennedy.

Fue insigne, sobresaliente y excelente en su línea por su vida austera y su comportamiento tanto al inicio como al final de su gobierno, así en su 1er día de gobierno dejó asentada su manifestación de bienes donde declara y deja escrito poseer lo siguiente: «un automóvil marca “Bergantín” de 1962; una casa en Cruz del Eje que le fue regalada por vecinos, por su condición de médico por suscripción popular a razón de 1$ como máximo por donante; útiles de su consultorio médico, también comprados con la donación de vecinos; una cuenta bancaria de 150.000 M$N» al final de su presidencia al se derrocado le ofrecieron el auto oficial para llevarlo a su nuevo domicilio pero prefirió pagar un taxi de su bolsillo.

El día del golpe de estado, convocó al escribano mayor de gobierno con el fin de hacer una publica manifestación de sus bienes que se limitaban a su escasa vestimenta.

Los golpistas que lo desalojaron, sobre todo el Cnel. Luis César Perlinger, Illia le dijo «lo que Ud. está haciendo sus hijos se lo reprocharan». Quince años después el militar le pide perdón y le agradece la elección de civismo recibida, Illia «convirtió un hombre autoritario en un genuino demócrata».

Cuando lo militares que lo derrocaron abrieron la caja fuerte de la Casa Rosada encontraron 240.000$, y se apuraron a decir «esto demuestra la corrupción que había en este gobierno. Pero pronto se dieron cuenta que esos eran gastos reservados de la presidencia. En 1000 días, Illia no había tocado un peso»

Especial mención merece su actuación como expresidente con 77 años cuando ocurrió el terremoto de Caucete (1977), se tomó un micro, fue a San Juan y se quedó una semana atendiendo pacientes de esa catástrofe.

Finalmente destaco que durante su gobierno se sancionó la ley del Salario Mínimo Vital y Móvil, en 1965 la tasa de desempleo fue del 4,4%, la participación del sector asalariado en el PBI pasó del 33% en 1963 al 41% en junio de 1966.

Pongo de manifiesto que el acto de asunción de Onganía fue presenciado por decenas de representantes políticos, sindicales, militares y diplomáticos. Parecía no faltar nadie, estuvo hasta el Gral. Edelmiro J Farrell el expresidente de facto entre 1944 y 1946 de quien Perón fue su vicepresidente.

El presidente Illia terminó siendo desalojado de la casa de gobierno y se fue, como ya he dicho, en un taxi a la casa de su hermano Ricardo en la localidad de Martínez.

Illia murió en 1983, poco antes de la recuperación de la democracia, por un cáncer devastador en un sanatorio de Córdoba, cuando se vio internado en un lugar así solo se le ocurrió decir a su entorno «¿Quién va a pagar esto?».

Como dijo Miguel José Bonet, sentida expresión a la que adhiero sinceramente «Tras él se abría una nueva etapa que muchos observaron como una salvación que terminó con una tragedia» que aun hoy padecemos en su más grave expresión.

Illia demostró que la política no es incompatible con la honestidad, en estos días muchos lo extrañamos Don Arturo (fuentes tn.com.ar; Agustín Barletti, 12/10/2021 en www.perfil.com).

Imagen de Twitter

Última actualización el Sábado, 20 de Agosto de 2022 17:57
 
Copyright © 2023 derechodelavictima.com.ar. Todos los derechos reservados.
 

Total visitas

Visitas: 296

Visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy274
mod_vvisit_counterAyer967
mod_vvisit_counterEsta semana1241
mod_vvisit_counterÚltima semana3864
mod_vvisit_counterEste mes19294
mod_vvisit_counterÚltimo mes20710
mod_vvisit_counterTodos los días1852818

Comparte

Lo último en Twitter